Entradas

¿Te conoces?

Cuando decimos que conocemos muy bien a alguien, ¿a qué nos referimos exactamente? Probablemente queramos decir que conocemos sus gustos, sus posibles reacciones, las cosas que le sientan mal o le hacen feliz, sus características que le hacen diferente a otras personas… En muchas ocasiones, lo que con los demás nos resulta muy fácil, con nosotros/as nos cuesta.

Hagamos un ejercicio de honestidad, ¿crees que te conoces realmente? ¿Sabes qué hacer para calmarte cuando estás malhumorado/a, qué cosas te animan o te desaniman, o como combatir tu propio aburrimiento de manera satisfactoria? Puede ser una pregunta complicada de responder, o cuya respuesta tenga matices. Conocernos a nosotros/as mismos es, sin embargo, un elemento clave en nuestra autoestima y satisfacción vital. Hablamos, por tanto, de autoconocimiento.

¿QUÉ ES EL AUTOCONOCIMIENTO?

El autoconocimiento, como su propio nombre indica, es el conocimiento que tengo sobre mí mismo/a, sobre mis puntos fuertes y los menos fuertes, sobre las cosas que me hacen sentir bien y la que no. En el día a día nos enfrentamos a muchas situaciones que no podemos controlar o evitar y que generan en nosotros diferentes reacciones, o nos exigen tomar una decisión. A más y mejor me conozca, sepa lo que me gusta y lo que quiero, más probabilidades hay de tomar decisiones que me hagan sentir bien, y de mantener en equilibrio mi estado de ánimo.

¿EN QUÉ INFLUYE CONOCERNOS BIEN?

  • En nuestra autoestima. Autoconocimiento y autoestima van muy ligados. Si me valoro como persona, si estoy reafirmado/a en mi derecho a sentirme bien, voy a buscar cosas que vayan encaminadas a este fin. Voy a esforzarme por conocerme, por saber qué funciona conmigo y qué no, qué cosas me relajan, me hacen feliz. Sabiendo estas, voy a buscar hacerlas todo lo que esté en mi mano para cuidar de mí mismo/a.
  • En nuestro conocimiento sobre los demás y nuestras relaciones con ellos. Si sé lo que me hace diferente al resto, también sé lo que tengo en común con el resto. Me será más fácil encontrar puntos afines con las personas que me rodean y disfrutar de estos, mientras que evitaré presionarme a mí mismo/a u a otros para hacer cosas que sé que no me gustan.
  • En nuestro estado de ánimo. Evito situaciones que sé que me tensan o me hacen sentir mal siempre que esté en mi mano. A su vez, sé a qué cosas recurrir para relajarme, distraerme o sentirme más feliz. Las actividades que realizo en mi tiempo libre son elegidas por mí y me ayudan a sentirme satisfecho/a y a divertirme con mi ocio.

¿CÓMO PUEDE EL AUTOCONOCMIENTO INFLUIR EN ESTOS TRES FACTORES?

Imaginemos la siguiente circunstancia: según mis vivencias previas y el conocimiento que tengo sobre mí, sé que no me gusta el campo, no me siento hábil moviéndome por él, los insectos me molestan y, en definitiva, no paso allí un día agradable. Mis amigos han acordado ir a hacer senderismo el domingo por la mañana, muy temprano. Tengo ganas de ver a mis amigos y me gusta estar en los planes con ellos, pero no me apetece nada ir al campo: conociéndome, lo voy a pasar mal yo y se lo voy a hacer pasar mal a los demás, porque mi malestar va a ser muy evidente. Lo que sí me apetece, es comer en casa con ellos y ver una película. Además, cocinar me relaja, y el cine me encanta, y mi actor favorito tiene una película que estoy deseando ver. ¿Qué puedo hacer? Dado que ellos han quedado temprano para volver antes de la hora de comer, puedo preparar una comida en mi casa e invitarles. Así, ellos hacen su plan, que a mí no me gusta y voy a pasarlo mal, y yo puedo verles igualmente, haciendo un plan que para mí es más agradable. Cuido de mi propio bienestar, no sometiéndome a algo que sé que no me va a gustar, pero también cuido de mis relaciones con el entorno, evitando el conflicto que podría suponer estar a disgusto en el campo y ofreciendo un plan alternativo sin quitarles el suyo.

La persona del ejemplo sabe lo que no le gusta, el campo, y lo que sí, la cocina y el cine. Quiere a sus amigos, pero también se quiere a sí misma, por eso no va a hacer algo que le causa malestar solo por estar con ellos, en su lugar, idea un plan alternativo que la haga sentir bien y que también guste al grupo, aceptando que estos puedan tener su propio gusto y hacer algo sin ella porque, en este ámbito, son diferentes. No pasa nada, porque tienen otros puntos comunes que pueden disfrutar juntos.

El autoconocimiento es fundamental para mantener una salud mental sana. Conocernos a nosotros mismos instaura unos cimientos fuertes para cuando las circunstancias que nos rodean se tambalean, nos da herramientas y recursos para afrontarlas mejor y nos rodea de las personas a las que queremos a nuestro lado, con las que nos sentimos realmente conectadas. Párate a conocerte, seguro que te encantas.

autoestima

Autoestima: lo que debes saber y algunos consejos

Autoestima, un concepto del que, hoy por hoy, mucha gente habla y que en nuestro despacho de psicología es habitual encontrar a personas que vienen a consultarnos con la etiqueta “Tengo la autoestima baja”, sin tener muy claro en realidad que es eso de la Autoestima en sí.

Así qué…¿Qué es la Autoestima?. Podríamos definir la autoestima como:

La evaluación que hace la persona de ella misma, puede ser positiva o negativa, es algo que depende de las vivencias que haya tenido la propia  persona o de lo que le han ido diciendo que es la base para ir formando su autoconcepto y su identidad.

Javier Álvarez, Psicólogo en Málaga.

La autoestima se empieza a ir formando a lo largo de la niñez y se configura a lo largo del tiempo y con las influencias externas e internas.

Padres, profesores, adultos… deberíamos ser conscientes de la importancia de los mensajes que transmitimos a los niños, ya que a través de esos “mensajes” se van formando las creencias que tendrán los futuros adultos, creencias, que juegan un papel primordial en el constructo de la Autoestima.

Por tanto la Autoestima irá guiando nuestra conducta, nuestra manera de afrontar las situaciones acorde a lo que pensamos de nosotros y lo que creemos que piensan los demás de nosotros.

Como una vez me dijo una asistente a un taller de Autoestima “…es cuánto te quieres a ti misma”. Me parece una manera coloquial muy acertada de definir la Autoestima.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra Autoestima?

  1. Piensa en cómo te hablas a ti mismo, qué es lo que te dices.
  2. Visualiza qué quieres conseguir y quién quieres llegar a ser. Céntrate en el camino para llegar al final y no en el resultado. Eres mucho más que el resultado.
  3. Habrá errores que serán maneras de saber lo que no tienes que hacer.
  4. Pregúntate qué puedes hacer tú ante cualquier situación, responsabilízate de cómo quieres vivir.
  5. Prueba cosas nuevas, ¡es la mejor manera de tener resultados diferentes!
  6. Cuida tu alimentación cuida el sueño, cuida el deporte.
  7. Conviértete en tu mejor amigo, aprende a quererte y a perdonarte, a la vez rodéate de personas que te hagan sentir bien.
  8. Cambia los “tengo que” y los “debería” por…”quiero” o “me gustaría”.
  9. Cuida tus redes sociales.
  10. Lee sobre crecimiento personal.

No olvides consultar con un profesional si te sientes identificado/a con lo que denominamos una Autoestima baja, o crees que te puedes estar influenciando negativamente en tu día a día.

En javierpsicologomalaga.com estaremos encantados de atenderte y ayudarte a ver y aprovechar todo el potencial que tienes como persona.