Entradas

adicción a la tecnología

Adicción a la tecnología en los jóvenes

En las últimas encuestas, España se posicionó en primer lugar como el país con más adicción a la tecnología de Europa, representada dicha adicción en un 21,3% de la población total. Nos referimos a adicción a la tecnología cuando existe un uso excesivo e inapropiado de recursos tecnológicos: ordenadores, internet, videojuegos, móviles… este uso desmesurado de la tecnología conlleva a la aparición de un estado de malestar cuando estos recursos no pueden ser utilizados y a una ineficaz gestión del tiempo de la persona adicta, que suele repercutir en otras áreas de su vida.

¿Cómo podemos observar que existe esta adicción en nuestrxs niñxs y adolescentes?

La tecnología está diseñada para que esté continuamente actualizándose, de este modo mantiene la atención del consumidor ininterrumpidamente, por lo que se ha convertido en un arma de doble filo en el que, si no hacemos un buen uso de ella, puede convertirse en un problema. Casi un 50% de los padres y madres afirman comprar el primer móvil a sus hijxs entre los 12 – 14 años. Esto es debido a que cada vez se adelanta más la edad en la que los niñxs empiezan a interactuar con la tecnología, ya sea por la “presión social” de que su entorno ya está en contacto con estos recursos tecnológicos, o bien por el mero hecho de que resulta una herramienta cada vez más integrada en la sociedad, de la que se pueden extraer beneficios como apoyo escolar o simplemente distracción de ocio para los más pequeños. Si a todo esto le sumamos la situación actual de pandemia y el aislamiento provocado por el confinamiento, podemos deducir que esta problemática se ha agravado aún más. Pero, ¿Cómo podemos identificar si nuestrxs hijxs tienen un problema de adicción con las diferentes tecnologías? Os dejamos por aquí algunos indicativos que pueden ayudarnos a detectar si existe esta dependencia:

  • Descuido, abandono o falta de interés en el resto de actividades.
  • Privación del sueño por el consumo de las diversas tecnologías.
  • Aparición de mentiras asociadas al tiempo real del uso de videojuegos, internet, móvil…
  • Aislamiento social, limitando sus relaciones por medio de las redes u otro medio online.
  • Descontrol del tiempo de uso de las tecnologías, suponiendo una pérdida de noción del tiempo que las utiliza y una fuente de irritación desmesurada ante la restricción de estas.
  • Comportamientos de excesiva euforia y aumento desmesurado de la activación al utilizar las tecnologías.
  • Pensamientos y comparaciones constantes con el mundo cibernético, incluso cuando no se está utilizando.
  • Alta dependencia del intercambio de contenido en las redes sociales y la aprobación de los demás por este medio, suponiendo un motivo de frustración y tristeza que dicha interacción no sea lo que esperaba (Pocos me gustas en una foto publicada, menos seguidores de los deseados…).
  • Necesidad de estar constantemente actualizado, requiriendo continuamente obtener el último modelo de su recurso tecnológico favorito.
adicción a la tecnología en jóvenes

¿Cómo podemos ayudar a qué esta adicción acabe desapareciendo?

Los padres, madres y educadores asumimos un papel fundamental en el desarrollo de unos hábitos de uso adecuados de las tecnologías. En cierto modo, tenemos la gran responsabilidad de enseñarles a los más jóvenes cómo deben de utilizarlas y cuánto para que aprendan a establecer una relación sana con los recursos tecnológicos que les rodean. Para ello, os aportamos algunas ideas que os podrán ayudar a abordar el tema en el caso de que creas que puede estar pasando en casa:

  • Promover el contacto social directo con su grupo de amigos o familiares, intentando sustituir así el mantener relaciones vía online, por relaciones sanas, personales y de mayor calidad.
  • Establecer unas horas determinadas diarias de uso de las diferentes tecnologías (Recomendando como máximo 2h/día). Los fines de semana pueden aumentar sus horas de uso, pero sería conveniente que lo asocien a la realización de una actividad bien realizada, para que no relacionen directamente la llegada del fin de semana con el uso libre y gratuito de su “aparato favorito”.
  • Fomentar la comunicación dentro de la familia, aprovechando los momentos en los que estáis reunidos para hablar de lo que ha pasado en el día o cualquier otro tema de interés. El objetivo es que empiecen a aprender nuevos estilos comunicativos que les ayuden a ser personas más sociables y muestren interés por el ambiente que les rodea.
  • Promover la realización de actividades grupales como el deporte, juegos de mesa o salir a pasear que ayuden a forjar lazos sociales de calidad y de manera presencial.
  • Generar alternativas individuales al uso de la tecnología como la lectura, la pintura o cualquier otra actividad que contribuya a su desarrollo individual y personal.
  • Educación en la tecnología. Debemos enseñarles que los medios tecnológicos de los que disponemos no sólo son una forma de entretenimiento, sino una excelente herramienta que, si se utiliza bien, puede ayudarles a aumentar su interés y su conocimiento.

Esperamos que este post os haya ayudado a familiarizaros con la dependencia de la población infantojuvenil a la tecnología y os aporten pequeñas nociones de cómo abordar el tema en el caso de que aparezca. Desde nuestro gabinete, estaremos encantados de daros más consejos y no dudéis de poneros en contacto con nosotrxs si creéis necesitar ayuda adicional.