Entradas

Terapia de pareja, 5 motivos para ir en pandemia.

En terapia de pareja una de las cosas que encontramos en el mundo de la psicología en Málaga, es el estrés provocado tanto en parejas que no tenían problemas como en aquellas que ya recurrían a terapia de pareja debido al confinamiento, a la situación de pandemia y la lógica preocupación por la situación excepcional que vivimos.

Por más que se normalice el cuadro de pandemia con el día a día en ocasiones es necesaria una terapia de pareja ya que durante la convivencia, más estricta que en otros momentos, pueden surgir roces o desavenencias, un estrés que quizás antes no se daba o que se ha visto incrementado por factores tanto internos como externos.

A lo largo de este post te vamos a dar 5 motivos por los que recurrir a la terapia de pareja en estos tiempos tan revueltos pero que poco a poco tienen visos de encauzarse.

1) Estrés de pareja: pasamos mucho tiempo confinados, conviviendo, minimizando el contacto con el exterior y con un buen motivo, y es un momento en el que la tensión y la fricción entre parejas, incluso en algunas muy asentadas. La terapia de pareja puede ayudar a disminuir y trabajar en esas fricciones antes de que empeoren o vayan a más.

2) Es seguro porque puede hacerse online, sin tener que salir de casa y trabajar esa terapia de forma segura y profesional. La adaptación a estos formatos está totalmente instaurada y es una garantía de poder asistir sin exponerse al exterior.

3) Cuando sintamos agobio, que nuestra pareja tiene manías en las que no habíamos reparado y que nos resultan irritantes, cuando hay menos comunicación que antes y más discusiones, es un buen momento para tomar aire y la terapia de pareja sirve para para prestar atención a esas señales y tratarlas.

4) Al sentir que cambian nuestras necesidades emocionales. Cuando en el mundo pre-COVID salíamos al exterior podíamos conseguir con los grupos de amigos, las salidas o paseos aliviar nuestro estrés o combatir algún aspecto emocional que ahora, con más tiempo encerrados en casa y la privación en ocasiones de las reuniones sociales unidas al riesgo, puede que no se den y es posible que eso fomente las tensiones en la pareja.

5) Fortalecer las bases. Porque la pandemia, las enfermedades, toques de queda, la familia, niños, el estrés laboral… todo ello es motivo de que haya más inquietud con la pareja, de callarse algunas cosas para no preocupar pero que a la larga crea falta de comunicación. La terapia de pareja puede ayudar a sacar esos escollos y trabajar en la confianza para fortalecer la pareja.

Hay más muchos más, desde luego, y en Javier Psicólogo Málaga, desde luego, podemos ayudarte, ayudaros, con la terapia de pareja en Málaga cuando lo necesitéis, cuando sintáis que la tensión o que el día a día os puede vencer, crear situaciones incómodas que os provocan tensión

Terapia de Pareja

El Arte de la Comunicación en Pareja

Uno de los problemas que más malestar causa a la pareja y por el que las parejas más acuden a Terapia de Pareja es la mala comunicación.

Nuestro psicólogo especialista en Terapia de Pareja, Javier Álvarez, repite como un mantra a las parejas que es importante tener en cuenta tres factores:

  1. Lo que quiero decir a mi pareja
  2. Lo que he dicho
  3. Lo que mi pareja ha entendido

Son tres premisas obvias, pero, que si nos paramos a pensar nuestras últimas “discusiones” con nuestras parejas no es tan fácil que esos tres factores vayan unidos.

Para ayudar a que esas tres premisas vayan de la mano en Terapia de Pareja damos las siguientes pautas.

Hay maneras de comunicar que hacen de la comunicación un intercambio verbal disfuncional. Es cuando sin darnos cuenta “cortocircuitamos” la comunicación y nuestra pareja deja de escucharnos.

Tips que dificultan la comunicación:

  1. Interpretar, creer saber. Es un error comunicacional interpretar lo que mi pareja me está diciendo, no hace falta “traducir” lo que me dicen.
  2. Oír pero no escuchar. El escuchar implica prestar atención, a través de la escucha activa puedo entender que me transmite y cómo se siente mi pareja.
  3. Atacar. Cuando escuchamos desde la empatía no es necesario entender, porque no lo vivenciamos como un ataque a nosotros, no hay de qué defenderse de nuestra pareja. Centrémonos en buscar la resolución de una situación, de un conflicto y no en convertir la comunicación en un pulso.
  4. Mezclar temas. Si estamos hablando sobre por ejemplo un conflicto con algún hijo por algún tema académico no terminemos hablando de la cuñada. Conversemos sobre todos los temas que causen malestar a la pareja, pero con orden y sin mezclar temas.
  5. Esperar que tu pareja te lea la mente. Sería fantástico que nuestras parejas supiesen que queremos y que estamos pensando, pero, aunque a veces ocurre otras veces no es así. Es más fácil verbalizar lo que pensamos y sentimos.
  6. “No ir a hacer punto”. No se trata de quien tiene más o menos razón, se trata de escuchar qué piensa y cómo se siente mi pareja ante un hecho concreto.

Tips para mejorar la comunicación:

  1. Empatía. En Terapia de Pareja hacemos remarcamos mucho la empatía y la generosidad, hacer un esfuerzo genuino por intentar entender que me está transmitiendo mi pareja.
  2. Saber donde conversar. Mantener una conversación a las once de la noche en la cama sobre un tema que nos causa malestar a la pareja es un error tremendo. Solo conseguiremos dormir mal y posiblemente no solucionar el desacuerdo. Buscar la hora y el lugar donde conversar es parte de una buena comunicación.
  3. Tener claro el mensaje que quiero transmitir. No mezclar temas ni divagar. “si hablamos de manzanas no hablemos de naranjas”.
  4. Dejar hablar para contestar. Hemos de contestar a lo que nos están planteando no lo que yo tenía pensado  decir sin haber escuchado a mi pareja.
  5. Convertir las quejas en deseos. No es lo mismo decir: “Siempre tenemos que ir donde tu quieres”, que…”Me gustaría que fuésemos hoy al cine”
  6. Explicar cómo me siento, qué pienso y qué quiero. Recordemos que nuestra pareja no es adivina.

Y como muchas veces planteamos en Terapia de Pareja, buscar el ser un equipo, convertir la dificultad en algo a solucionar por la pareja. Aunque cause malestar a uno de los dos influye a la pareja, podemos plantear como equipo…

¿Qué podríamos hacer con esto?

Terapia de Pareja

Terapia de Pareja (I), un paso importante

La terapia de pareja se menciona entre susurros muchas veces, salvo por quienes ya han acudido o están mejor informados sobre las ventajas de la terapia. En muchas ocasiones se ve como un hecho de que efectivamente la pareja, por acudir a terapia, es ya un fracaso. Y no es así. Podemos contároslo directamente, pero mejor a través de unos ejemplos humanos que nos dicen por qué acudir a terapia de pareja puede ser tan decisivo.

Terapia de pareja cuando la comunicación falla:

Fran está taciturno, no se comunica, apenas llega de trabajar, se encierra en su despacho hasta la cena o mira la tele en silencio, sin apenas sacar temas de conversaicón. Vero trabaja desde casa, online, y pasa muchas horas sola sin más conversaciones que las del teléfono o por Skype. Siente que incluso cuando Fran está en casa está sola. No quiere molestar, no quiere sacarle demasiados temas de conversación porque lo ve cansado, puede que desencantado: no lo sabe a ciencia cierta porque no sabe cómo abordarlo, cómo preguntarle qué siente. Cuando están con amigos vuelve a ser ese Fran extrovertido y de sonrisa fácil, pero se meten el coche y es como si se apagara.

Fran por su parte nota a Vero silenciosa, más lejana, siente que ya no habla con ella como antes, pero la ha visto leyendo cosas que ni le suenan, cuando antes pasaban horas hablando de libros; también cómo su trabajo evoluciona y cada vez echa más horas, lo cual está bien, pero apenas sabe qué está haciendo más allá de “consultoría”. Y no quiere preguntar porque en sus horas de ocio seguro que no quiere hablar de ello, así que intenta distraerse en el despacho o viendo la tele.

Estamos ante una situación en la que una terapia de pareja ayudaría a “reconectar” a ambos, al encontrarse con un actor neutral que permitiría centrar una conversación y volver a sentar esas bases que a veces la rutina puede erosionar y el estrés del día a día hace que se invisibilicen esos lazos que, sin embargo siguen ahí.

Relaciones íntimas. Terapia de pareja cuando la pasión se extravía.

Lara y Manu viven juntos desde hace ocho años. Manu es artista, trabaja en un pequeño despacho de diseño y siempre está liado con un montón de proyectos y deadlines que cumplir. Y por desgracia esa presión laboral muchas veces se le pega como una rémora, le cambia el humor y aunque trata de mejorarlo sabe que está distraído, que duerme poco y ya no recuerda la última vez que se acercó a Lara con ánimo juguetón.

Lara por su parte está muy preocupada. El paro se acaba y no es fácil encontrar un trabajo medianamente decente. Se ha esforzado y mucho, ha ido a programas de reorientación laboral, ha pateado calles, comercios y cafeterías. Le han salido trabajos eventuales de muchas horas por poco dinero y no puede evitar sentirse fracasada por un lado, dolida por su situación y la injusticia que supone no poder aportar en casa. Manu no se ha quejado en absoluto, pero siente que no puede acercarse como antes, que está en una situación, que, aunque sabe que en realidad no es así, es dependiente de cierta manera de él trabajo de él, que está bien remunerado y que sabe que ha pedido más horas para suplir el sueldo de ella y poder pagarlo todo.

El día a día, las presiones, la compra, la casa, el salir y patear, el llamar a la orientadora, el ver la cara de desencanto de él cuando le pregunta si ha salido algo hace que esa llama que antes los abrasaba a los dos se haya desvanecido, que en la cama no haya nada más que un hueco entre las sábanas. Y se quieren, pero no se tocan. Y no saben por qué, pero saben que no está bien, que necesitan volver a atizar esas brasas, pero tampoco saben cómo porque siempre aparecen esos negros nubarrones que todo lo enturbian…

Ese es el momento en el que la terapia de pareja puede servir para reavivar lo que sin duda existe, pero a veces no podemos sacar por nosotros mismos. La terapia de pareja es un mecanismo tanto de reconexión como de conciliación, con la otra parte, o con nosotros mismos.

Y la terapia de pareja parte de un principio: querer arreglarlo, querer superar una situación y ser conscientes de que solos no se puede, de que a veces las cosas fallan, que nuestras mentes están ocupadas en otra cosa o en otro círculo del que se ven incapaces de salir.

Continuará…