oposiciones ya nsiedad

PAUTAS A TENER EN CUENTA POCO ANTES DE UN EXAMEN DE OPOSICIÓN

Qué tener en cuenta poco antes del examen de oposición

En este nuevo post vamos a tratar el tema de la ansiedad que causa enfrentarnos a un examen de oposición.

En el despacho de javierpsicologomalaga.com es un demanda que nos encontramos a menudo, opositores que han hecho un fantástico trabajo de preparación pero que llegado el momento se quedan en blanco u obtienen un resultado bastante peor del que esperaban debido a la ansiedad.

En este artículo nos vamos a centrar en las semanas anteriores al examen o los días previos, por lo que damos por hecho que la preparación en cuanto a estudio, planificación, temario y plazos ha estado hecha de una manera satisfactoria.

En una oposición el objetivo nunca ha de ser aprobar sino optar a plaza y para ello no hay más método que estudio, estudio y más estudio, algo que estamos seguros que ya has realizado el mes antes al examen.

A los opositores el día el examen les causa mucha ansiedad y no olvidemos que el exceso de ansiedad produce una bajada de la productividad, eso en una examen de oposición es tener plaza o no, por eso es tan importante además de trabajar la parte de estudio trabajar la parte psicológica.

 Pero, aquí viene la buena noticia has de ir con ansiedad al examen, ya que un poco de ansiedad puede convertirse en tu aliado,  una ansiedad que te mantenga alerta, despierta, con los cinco sentidos en guardia ante la prueba que tienes delante.

La semanas de antes (mínimo un mes) son muy importantes los ejercicios de visualización.

Vamos a entrenar a nuestro cerebro a través de la visualización en un objetivo, en una meta que queremos conseguir.

La semanas de antes (mínimo un mes) son muy importantes los ejercicios de visualización.
Vamos a entrenar a nuestro cerebro a través de la visualización en un objetivo, en una meta que queremos conseguir.

La visualización la realizaremos quince minutos al día en un lugar cómodo, con una alarma que nos indique cuando finaliza el ejercicio para nosotros solo dedicarnos a entrenar nuestro cerebro.

Debemos realizar una visualización completa, como nos levantaremos ese día, qué vamos a desayunar, que ropa me voy a poner, como iré al lugar del examen, qué bolígrafo utilizaré, botella de agua que voy a llevar y donde la colocaré en la mesa, cómo es la clase, qué sentiré cuando me llamen, cuando entré y me siente, cuando me den el examen, cuando lea la primera pregunta y siga con las siguientes… ufff sólo pensarlo estresa ¿no? El objetivo es este: vivenciar todo ese torrente emocional para que llegado el momento nuestro cerebro lo haya vivido y no le sea una situación desconocida, que sea algo a lo que sabe como enfrentarse porque le habremos entrenado para ello.

A la vez trabajaremos el tema pensamientos e iremos “llenándonos” de pensamientos positivos y realistas.

Como bien sabéis de otros post en javierpsicologomalaga.com trabajamos desde la Psicología Cognitiva: cómo los pensamientos influyen en nuestras emociones y nuestra conducta.

Imaginaos que no hemos hecho las visualizaciones, estamos ansiosos y llegamos al examen. ¿Os imagináis el tipo de pensamientos que tendríamos?

“Aquí hay mucha gente”
“Esto es imposible”
“Estoy perdiendo el tiempo”
“No voy a a aprobar”
“Voy a decepcionar a mi padre”
“Estaré en paro”
“Yo esto no lo vuelvo a intentar”

Y tantos y tantos del estilo. Estos pensamientos provocarán una serie de emociones negativas que darán lugar a una conducta cuando menos poco productiva, ansiosa o de derrotismo.

Nosotros que hemos estado preparando esta oposición durante meses, que hemos visualizado nuestro objetivo y que estamos trabajando nuestros pensamientos iremos creando pensamientos del estilo:

“Llevo meses preparando este examen”
“He hecho simulacros y no me han ido mal”
“Es cierto que una oposición es difícil pero mi preparación ha sido buena”
“Este temario lo tengo más que machacado”
“Hoy es el día de recoger el fruto de tanto esfuerzo”
“Es un examen importante, pero un examen”

Con este tipo de pensamiento no intentamos ni mentirnos ni quitar importancia a la oposición, pretendemos crear pensamientos positivos pero a la vez realistas que provoquen una emoción positiva que dé lugar a una conducta productiva que nos acerque al éxito, nuestro objetivo.

Por último recordar que el día anterior del examen es un día para cuidarse, intenta no hablar del examen, no repasar, no juntarte con otros opositores a resolver dudas: ¡ya no es momento!

El día de antes es momento de cuidar tu cuerpo con algo de deporte suave y cuidar tu mente con alguna actividad que te apetezca y te distraiga como cine, pasear o relajarte, has hecho buen trabajo y te lo mereces, ¡¡permitételo!!.

piscologo y terapueta

Psicólogo en Málaga: diferencias con el terapeuta

Cuando necesitas un profesional de la psicología en Málaga tienes un amplio abanico donde elegir, pero este post va más orientado a diferenciar y que puedas conocer la distinción entre Psicólogo y Terapeuta, para que siempre tengas claro a qué profesional vas a ir y cuál te conviene en función de tu necesidad.

El terapeuta.

Normalmente el terapeuta realiza una función de apoyo a personas con trastornos emocionales o mentales, pero eso variará mucho de su formación y especialización. Su labor es la de asesorar, apoyar y guiar a los pacientes. Un terapeuta (que no sea psicólogo o psiquiatra, como hay muchos, que son trabajadores sociales o consejeros), no tiene el poder de diagnosticar de forma fundamentada como un psicólogo ni de elaborar propuestas de intervención.

Están especializados en ayudar y orientar, apoyando al paciente en su toma de decisiones para que sea productiva y adecuada a la terapia.

El psicólogo.

Sin embargo el psicólogo en este caso, presenta diferencias profundas con el terapeuta. Para empezar la formación, puesto que los psicólogos están acreditados por la carrera de Psicología a la par que también suelen formarse posteriormente en terapias distintas (un psicólogo puede especializarse en varios tipos de terapias, como es el caso de Javier, y puede ayudar en múltiples campos de la psicología y en distintos tipos de terapia.

Además, otra diferencia es que un psicólogo no es siempre un terapeuta puesto que los hay que no se dedican a ello. Un ejemplo de esto son los piscólogos educativos que realizan una importante labor en las instituciones educativas asesorando y dando apoyo a alumnos, profesores o grupos.

Por otro lado el psicólogo sí tiene los conocimientos y formación adecuados para establecer diagnósticos de trastornos o problemas mentales, pudiendo discernir y ponderar cuáles son las mejores líneas de acción en función de la afección que se presente. Puede brindar apoyo, orientación y dar terapia necesaria a sus pacientes para ayudar a mejorar su estado y su calidad de vida.

Además gracias a su amplia formación constante pueden proponer distintos tipos de terapias, algunas más especializadas, para tratar al paciente de forma más efectiva.

Por lo tanto tenemos que un psicólogo puede ser un psicoterapeuta, es decir, alguien que se ha especializado en piscología clínica o de la salud.

Un psicólogo en Málaga podrá tratar los problemas que tengas con un diagnóstico, una propuesta de terapia y un seguimiento en el tiempo que haga que puedas afrontar tus problemas con la tranquilidad de estar en manos de un profesional cualificado para ello. Y si tienes preguntas o consultas no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

proceso de duelo

El proceso de duelo

Algo indisoluble del ciclo de la vida es perder. Perder seres queridos, perder a gente conocida, asistir a funerales, entrar en ese momento en el que todo es aflicción y los que nos rodean también está marcado por ese dolor.

Habitualmente cuando se padece el duelo, se afronta y poco a poco, con el tiempo y la actividad diaria, se va dejando atrás, tan solo recordado quizás por fechas o por algunos acontecimientos marcados tanto en el calendario como en las tradiciones familiares.

Pero cuando ese proceso de duelo es algo que nos supera puede ser el momento de pedir ayuda. Porque no siempre estamos en la mejor disposición de afrontar algo tan duro como la pérdida. Y esa pérdida adquiere muchas formas, pueden ser personas, familiares, conocidos hasta mascotas con las que hemos tenido una fuerte vinculación emocional.

Y no se trata de olvidar. No es el actuar como si nunca hubiera existido. Es algo más, es asimilar que se ha ido, y que todo sigue. Y quizás eso se antoje como inabarcable, inmenso e imposible de superar. Y no pasa nada: un profesional de la psicología puede ayudar en ese proceso de duelo, para entender lo que sentimos, lo que afrontamos, lo que supone la pérdida y la reacción de nuestro ánimo, de nuestras emociones ante la situación.

Porque es algo que ocurre y siempre ocurrirá y muchas veces no estamos en el mejor momento para asimilarlo, para procesarlo e incluso para explicarlo a los más pequeños. Es por eso que la preparación de un psicólogo puede ayudar en sesiones en las que hablará y trabajará en torno a esos sentimientos y ese proceso de duelo.

Para algunas personas o para personas que están en un momento vital que les permite asimilarlo, es algo doloroso pero que poco a poco irán superando. Para otras personas quizás por su tendencia emocional o por su momento vital, se convierte en un mundo y puede incluso frenar el desarrollo del día a día porque multitud de pensamientos y emociones los abarcan e impiden concentrarse en el ahora, tan solo sintiendo la pérdida.

El psicólogo no te “ayudará a olvidar”. Te ayudará a entender lo que estás pasando y cómo afrontarlo, cómo incorporarlo a tu vida y cómo recuperar el día a día. Porque el duelo puede herir y doler, pero no superarlo, duele más y un buen profesional tan solo se preocupa de que mejores, de ayudar y de hacer que tu vida diaria sea lo mejor posible.